Páginas vistas en total

jueves, 20 de julio de 2017

Estado, pueblo, ética, valores, principios y democracia en la República Bolivariana de Venezuela. ¿En transición o en fase terminal?. Eliu Cardozo


Estado, sociedad, ética, valores, principios y democracia en la República Bolivariana de Venezuela
¿En transición o en fase terminal?
Eliú J. Cardozo Sáez1
Los actos de desesperación pueden convertirse en tu mayor oprobio
1.- Introducción:
El presente artículo se elabora desde una perspectiva histórica, critico-dialéctica a partir de los fenómenos socio-políticos-económicos que han venido ocurriendo en Venezuela durante por lo menos los últimos diez años y que requiere del concurso del Estado y toda la sociedad, para poder avanzar a una instancia democrática que garantice la participación ciudadana, rendición de cuentas, transparencia, y fomente valores de solidaridad, respeto a la pluralidad y diversidad de opiniones e ideas a fin de fortalecer la permanencia del sistema democrático, con el apoyo de los partidos, grupos sociales, instituciones públicas y privadas, ciudadanos y ciudadanas.
Desde luego que para abordar conceptos y categorías tales como: Estado, democracia, pueblo, ética, valores, y principios contenidos en la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, debemos acercar la investigación con la visión de hombres y mujeres que han contribuido a fortalecer este sistema, su visión y pensamiento.
Igualmente el investigador asume una postura crítica antes los conceptos y categorías aquí expresados, relacionándolo con las conductas asumidas por los actores que intervienen y que se evidencian en informes oficiales, documentos y las experiencias vividas, lo cual representa la visión acerca de los fenómenos que le ha tocado vivir en este tiempo espacial-temporal. 

2.- Estado:
El Estado es una voluntad soberana en el más amplio sentido de la palabra. Constituye un poder que puede movilizar todos los recursos de la nación y no acepta, interferencia de ninguna otra voluntad; es la voluntad única de la nación.
Expresa Cardoza (1996): Que el Estado en cualquiera de sus manifestaciones históricas, siempre ha necesitado una fuerza militar de apoyo. En los tiempos modernos esta necesidad ha crecido. La organización castrense se ha hecho más compleja y su papel institucional ha adquirido mayor importancia.(p.278)
El problema del actual Estado y sus estructuras, en primer lugar seria muy ligero afirmar que no cumple en su totalidad sus funciones, o como dicen algunos líderes políticos, que la responsabilidad “es de los militares” otro error. Dentro de esas estructuras (Civiles y militares) están los líderes, los gerentes, quienes la dirigen, hacia allá es que se debe revisar y evaluar.
Sin embargo en este orden de ideas, Cardoza (1996) refiere: “Así el ejército se convierte en el instrumento del Estado, por excelencia, para imponer la violencia institucionalizada y salvaguardar los intereses de la clase dominante. Pero también; puede convertirse en el árbitro supremo para cambiar los destinos del Estado y, descubrir su faceta política, contraria a su condición apolítica no beligerante. Conservación y cambio, subordinación e insubordinación están pues, en la esencia interventora de las fuerzas armadas en las instancias del poder político (p.276) 
 
3.- La ética, moral , valores y principios:
Este conjunto de conceptos no pueden estar separados en la practica y constituye un eje fundamental para poder ejercer de manera honesta, transparente y eficiente funciones publicas, permitir lo contrario es hacer un flaco servicio a la nación.
La ética discute y juzga las normas morales y jurídicas, siendo las primeras las que regulan lo que la sociedad aprueba o desaprueba, y las segundas la que regulan las prohibiciones, castigando el incumplimiento de las mismas.
En el articulo 1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se señalan cuales son esos valores que nos rigen como nación, y dice .....y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional, en la doctrina de Simón Bolívar, el libertador”. Mas adelante el Articulo 2 refuerza y dice que “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.
Todo un contexto bien especifico del cual se puede elaborar toda una doctrina sobre la actuación que deberían tener los funcionarios, funcionarias al servicio de la administración publica y toda la sociedad en general.
No hay lugar a dudas que quienes han venido violentando sistemáticamente este conjunto de principios que nos debe regir como país, en primer lugar han sido los que han dirigido el país, y en segundo orden una parte importante de la sociedad, cuando se les ha confiado importantes recursos para invertir en diferentes obras y servicios.
Por ello la revisión, rectificación y corrección debe hacerse en todos los ordenes de la vida nacional, en la cual estas desviaciones tengan incidencia en el normal desarrollo y desenvolvimiento de la vida publica y privada.
Sobre los principios que debe regir toda la administración publica, si vamos al Articulo 141, allí se estableció:
La administración Publica esta al servicio de los ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta en los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función publica, con sometimiento pleno a la ley y al derecho.
Mas claro y preciso no pudo ser el constituyente y quizás por eso fue catalogada esta constitución, en su momento, como la mejor del mundo, ya que si estos principios se aplicaban en su totalidad el Estado y la sociedad, pudieran haber funcionado en las mejores condiciones que las actuales.
Como profesor de Políticas Publicas, en la maestría de gerencia administrativa, nos toco exponer y hablar sobre este articulado antes mencionado, y la respuesta mayormente dada por parte de los alumnos era, “profesor eso que esta en la Constitución es muy bonito, pero en la practica no se cumple”.
He allí el dilema entre la ética, los valores y los principios por los cuales deberíamos regirnos. Nos preguntamos entonces, acaso ¿Es un problema constitucional para resolver los distintos problemas que requieren solución para el país, o simplemente una voluntad y disposición para aplicar las leyes, hacerlas cumplir y hacer los correctivos necesarios y tomar las decisiones mas convenientes a los intereses del pueblo?. Definitivamente que las ultimas tres están íntimamente relacionadas y requieren solamente: voluntad y decisión.
¿Que se ha observando en este espacio de temporal-tiempo?
Quienes han venido ejerciendo funciones en el gobierno, como dentro de la sociedad, persisten las conductas de los antivalores, no me refiero a toda la administración publica en general, porque seria injusto reconocer que hay gente muy honorable y respetable en esas instancias, pero sí hay un importante grupo de personas, con profesiones, especialidades y oficios muy variados, que le han venido haciendo daño, cumpliendo diversas funciones públicas o al servicio de las comunidades.
Y esto igualmente se puede corroborar en los informes de gestión que presentó el ciudadano Contralor General de la República y los informes de gestión del Ministerio Publico, cuando se destinaron importantes recursos para cumplir determinadas obras o servicios, para cubrir necesidades de alimentos, medicinas, en beneficio de la población, y en algunos casos esos recursos económicos fueron desviados, y no para lo cual fueron presupuestados2. Igualmente paso en los Concejos Comunales y en las Cooperativas.
Los casos son numerosos y muy variados, pudiendo ser vistos y estudiados en la propia página oficial de las instituciones antes mencionadas.
La ética es la parte que se ocupa del obrar del hombre, de sus acciones. Este obrar del hombre se puede entender en forma individual o en forma social.
De allí que se venga insistiendo en que más allá de querer imponer ideologías, que una persona sea de izquierda, derecha o de centro, esto no puede ser excusa para que determinados grupos o personan en particular cometan violaciones de todo tipo a cuenta de pertenecer a un sector y no hayan instituciones que paren estos desafueros.
Por esta razón surge ensayo publicado, y propuesta de ir “hacia una teoría metapolítica del Control Social3, para que sea la sociedad la que controle al Estado, en ese conjunto y tipos de desviaciones. Mas adelante estudiaremos otras motivaciones que tienen que ver con la independencia y separación de los poderes, que son vitales para fortalecer un sistema democrático.
Tomas Hobbes (1588-1679) expreso que la naturaleza humana está bien plagada de ambición y codicia. En su obra el Leviatán (1651) reconoce en la naturaleza humana la propensión a destruir al otro si es necesario con tal de obtener fama, riqueza o gloria (p. 377)
Es precisamente lo que se ha venido observando, quienes han estado militando en partidos políticos o participando en alguna organización social, es lo que vive y padece día a día, y aquí no nos referimos únicamente a los partidos, existen también organizaciones sociales, por mencionar un ejemplo, como las universidades y los colegios de profesionales universitarios donde la tendencia ha sido hacia la permanencia casi exclusiva de pocas personas en esos cargos y pudiera hasta decirse casi que vitalicia.
Es decir, ¿que se puede esperar de hombres llenos de ambición y codicia, que a nombre de una determinada ideología sean capaces de cometer los peores crímenes?
Ahora si nos vamos al informe de Gestión que presentó el ciudadano Contralor General de la República, allí el señaló lo siguiente: “Nos preocupa que todavía los informes de la contraloría continúen siendo la escabrosa repetición de fallas y deficiencias recurrentes en la administración pública, que cargamos como una pesada herencia”.... y luego más adelante afirma: “aun es materia pendiente la modernización del Estado Venezolano y su transformación en el instrumento redentor que nuestros compatriotas reclaman y merecen” (p. 2)
Como podemos observar la preocupación del Contralor, es una preocupación de importantes sectores sociales, académicos y de la comunidad en general, que se manifestó de distintas maneras y formas para atacar este problema, el cual en muchos casos simplemente fue ignorado. Sobre el empeño de querer imponer una asamblea nacional constituyente, desconociendo la soberanía popular (Art. 347), basta ver el pronunciamiento que hizo conjuntamente las Academias de ciencias, para entender esa preocupación de una pluralidad de hombres y mujeres de ciencias en todas sus especialidades y ramas4. Y como se ha dicho en reiteradas oportunidades, el problema no es cambiar la Constitución, el asunto es cumplirla y que haya separación e independencia de poderes. De allí se desprende el significado de la moral. Ser moral es equivalente a ser más humano, apropiarse de las cualidades.

4. La democracia:
Sobre este concepto existe una gran variedad de definiciones que pudieran interpretarse, de distintas maneras, pero en todo caso lo importante es relacionar los elementos allí existentes y en nuestro caso particular nos identificamos con Morin (2001) cuando dice:
La democracia supone y alimenta la diversidad de los intereses, así como la diversidad de ideas. El respeto de la diversidad significa que la democracia no se puede identificar con la dictadura de la mayoría sobre las minorías, ella debe incluir el derecho de las minorías y contestatarios a la existencia y a la expresión, y debe permitir la expresión de las ideas heréticas y marginales (p. 108)5
¿Que significa esto según nuestra visión? Que no se puede ni debe invisibilizar las posturas, por muy desagradables o altisonantes que parezcan, mucho menos iniciar procesos de persecución política y negar derechos humanos fundamentales por pensar distinto. Eso es lo que llamo arbitrariedades, aberración y espíritus débiles de quienes actúan de ese modo. Y lo otro es que no se puede pretender erigirse como dueño de la verdad absoluta, ya que eso significa ser dogmático en su accionar.
Por eso igualmente nos identificamos con Morin cuando afirma: “La democracia necesita tanto conflicto de ideas como de opiniones que le den vitalidad y productividad” (Idem, p.108) Se trata pues, de ser creativos y productivos en medio de los conflictos y las incertidumbres.
Es un hecho notorio y significativo que la desigualdad social ha conducido a las sociedades a sobrevivir por medio de una marcada competencia en la que desafía leyes y virtudes. El egoísmo es un grave pecado del hombre que conduce a la desintegración de la humanidad (Rangel, 2004:58)
Esa competencia de no importarle leyes y virtudes, uno lo ve en las calles, en los barrios, los pueblos, donde existe un desespero y sobrevivencia producto de la escaces, aunado a los antivalores, la cual se ve auspiciada, cuando el gobierno lejos de poner orden, atiza el desorden administrativo y por supuesto no hay quien ponga con ética y moral el cumplimiento de las leyes que han sido creadas para eso, y poder vivir en armonía, respetando los derechos a los demás. 

5. Pueblo:
La categoría pueblo es una categoría política. En este caso me referiré al pueblo, en el cual todos formamos parte, con sus creencias, diversidad cultural, posiciones sociales, económicas, ideológicas y religiosas. A ese pueblo el Maestro del Libertador Don Simón Rodríguez, dijo: “Solo un pueblo soberano puede asumir sus intereses, organizarse y luchar para cristalizarlos, para convertirlos en realidad (2003: p.38). Este es un reto y tema permanente como nación y país soberano que todos debemos asumir. La clave es la organización, disciplina y su dinámica en sus diferentes campos de actuación, no hay otra.
Ahora sobre termino pueblo Badiou (2014) hace algunas precisiones sobre su conformación en el sentido de que la clase media es el pueblo de las oligarquías capitalistas, y hace hincapié que “es un falso pueblo compuesto por aquellos que establecen un consenso en torno a la oligarquía” (p.16) Y esto proviene de la ideología dominante de nuestras sociedades que es Aristotélica.
Sobre los procesos de cambio y de transformación, de revoluciones auténticas y verdaderas, representan necesariamente un proceso de construcción que hacen los pueblos y no los partidos y mucho menos el Estado (Contréras 2009:84)
Por ello la madurez, el conocimiento y la determinación que tenga el pueblo será en definitiva lo que hará la diferencia y producirá los cambios necesarios.

6- Conclusiones:
¿Si no existe un adecuado control político, fiscal y social, como se puede garantizar que hayan inversiones o planes de desarrollo económico y social que sean exitosos?
Una persona, ciudadano y ciudadana que se considere hombre o mujer de Estado, sea porque cumple o haya cumplido servicios a la República, en el gobierno, como docente, director-gerente, trabajador o investigador, no puede (y eso es una voluntad individual) permanecer indiferente a todo este tipo de desviaciones y desvaríos. Si lo hace desconoce los principios y valores que nos rigen como nación, entre los cuales están: La vida, la libertad, la democracia, entre otros. No existe sociedad que se pueda mantener con antivalores de forma permanente, no es viable en el tiempo. La sociedad, el pueblo no puede seguir permitiendo que bajo ofertas engañosas, lideres políticos y/o sociales, pretendan imponer otro tipo de agenda que no este contemplada en la carta magna. Eso además de ser una desviación, constituye una falta grave hacia sus propios seguidores y conciudadanos que confiaron en su oferta inicial.
Se puede tener una determinada ideología, posición filosófica, religiosa, y ese no es el problema, no se puede admitir que se antepongan sin razones, sin fundamentos o motivaciones basadas en lo ideológico y excusas, para cometer todo tipo de arbitrariedades, atropellos y desviaciones en perjuicio del cuerpo social y de la propia Constitución.
Aquí es, donde la sociedad toda debe activarse y unir esfuerzos para extirpar definitivamente este tipo de conductas. Lo que Foucault en su celebre obra. “El discurso del Poder”, definió como esas diversas disciplinas y saberes deben desencerrarse y ponerlas al servicio de la sociedad y no del poder-saber. Esto constituye en si un tema pendiente que requerirá un gran esfuerzo y estudio de todos para adquirir eso que denomino un nivel de consciencia colectiva y superior.
Sobre el ejercicio del poder y la política, se sabe que existen varios (militar, económico, social e internacional) que definitivamente influirán o determinarán el curso definitivo de los acontecimientos, más allá de principios, valores y todo lo que contenga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que sigue siendo el rumbo a seguir.
Todo político serio y responsable con sus seguidores, debe ser capaz de retroceder, de negociar cuando tenga la necesidad de eso. Y existen circunstancias tan excepcionales donde hay que acelerar los tiempos en la toma de decisiones.
La actuación que pueda tener el conjunto de la Fuerza Armada Nacional (incluyendo soldados y oficiales en sus diferentes grados y Jerarquías activos) ante situaciones de vulnerabilidad y violación sistemática de derechos humanos, sociales, económicos y políticos, es clave y eso esta bien definido y analizado en el artículo 328. 6
Lo que ayudaría a fortalecer el sistema democrático y por ende cualquier sistema o modelo de desarrollo que se ponga en practica para que sea eficiente, será la conducta de ese hombre o mujer de Estado, que le permita ver por encima de mezquinos y subalternos intereses y apoye mas en sus valores y convicciones morales para no sucumbir a la hora de la prueba.
¿Y cual es la hora de la prueba? Cuando se está en funciones públicas o privadas, y se cede a la tentación del dinero fácil, de los placeres y de todo tipo de desviaciones, aberraciones e inmoralidad, incluyendo no tener carácter e independencia de criterios a la hora de fijar posición ante esas mismas desviaciones.
La necesidad imperiosa de que los órganos del Poder Público Nacional: Asamblea Nacional, Tribunal Supremo de Justicia, Poder electoral y Poder moral, actúen separada e independientes y sin ningún otra intervención que sean sus consciencias (diputados, magistrados o rectores), es lo que garantizaría ese cumplimiento de normas, procedimientos que ya han sido previamente elaborados y establecidos.
Hay que profundizar el control fiscal, social y político, para que sea la sociedad la que controle y active ante las desviaciones que se cometan a todo nivel de las estructuras del Estado. Y luego que las estructuras creadas para ese fin cumplan, canalicen e investiguen dichas denuncias.
De igual manera, el control político, donde Asamblea Nacional ejerza sus funciones en todas las instituciones que deben rendir su informe de gestión anual y ser objeto de revisión de sus cuentas, tal como están contenidas en la C.R.B.V.
Se necesitan hombres y mujeres que lideren, asuman posiciones de dirección y sean coherentes en el pensar, el discurso y la acción, esto depende fundamentalmente de valores y principios.
Para llevar este conjunto de acciones y principios lo fundamental es tener VOLUNTAD y el carácter para hacer las cosas, tal como lo señalan las leyes y principios contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, de lo contrario si ese o esa candidata al optar a un determinado cargo o puesto dentro del Estado, es débil de carácter y en sus convicciones ética y morales, sencillamente no es confiable, tenga el nivel y la preparación académica idónea.

Referencia Bibliográficas
Badiou, Alain et al. (2014) ¿Que es un pueblo?. LOM Ediciones. Argentina.
Cardoza, Ebert. (1996) Estado y militarismo en Venezuela. Revista Actual N° 32. Universidad de Los Andes. Mérida-Venezuela.
Contréras, Enrique. (2009). Globalización, Relaciones de Poder y Doctrina Militar. Editorial Ruptura. Caracas-Venezuela.
Morin, Edgar. (2001) Los 7 saberes para la educación del futuro. Editorial Nueva Visión. Tucuman-Argentina.
Rangel, J Gregorio. (2004). El infierno del mundo cristiano. Talleres Gráficos Universitarios. Mérida-Venezuela


Notas:
1Licenciado en Contaduría Pública, Magíster en Gerencia Administrativa, Investigador PEII (A1), Doctorando en Estudios Políticos Universidad de Los Andes-Mérida, Venezuela.
2Ver Resumen de los Informes de Gestión por el Período comprendido del 2001-2010: http://teoriametapolitica.blogspot.com/2017/01/cuadro-historico-de-la-admnistracion.html
5Morin Edgar (2001). Los 7 saberes para la educación del futuro. Ediciones Nueva Visión . Tucuman- Argentina.
6Análisis del Artículo 328 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: http://eliucardozo.blogspot.com/2017/04/la-fuerza-armada-y-el-articulo-328-de.html

No hay comentarios: